3 de junio de 2010

INFINITY “CRÓNICAS DE NICK” -SHERRILYN KENYON

KEYON HABLA DE INFINITY CORTESIA DE NALLA, Publicado por JAM el 19 de abril, 2010. Gracias a “NALLA Y LIARAM” que mantienen muy bien informada a nuestra querida JAM y por ende a todas nosotras de lo que está pasando con ¡infinity en las crónicas de Nick” desde el Face de Nalla.

1º INFINITY

“CRÓNICAS DE NICK”


"Las Crónicas de Nick" es el pasado, verdadero y real de Nick. En el libro hay una enorme sorpresa (muchas, en realidad) que no quiero arruinar, pero cuando lo lean, todo aquello que consideraban como inconsistente, cobrará perfecto sentido para ustedes. Más que eso, entenderán exactamente el por qué Nick se encuentra en el camino en el que está y por qué continúa odiando a Acheron de la forma en la que lo hace. Pero tienen que ser pacientes. Todo se aclarará el 25 de mayo de 2010.

La serie de Nick continuará hasta que se intercepte con Night Pleasures y entonces Nick tendrá su propia novela en el mundo Dark Hunter.

Libro Uno, Infinity, comienza cuando Nick se encuentra con Kyrian.

Libro Dos, continuará al día siguiente del fin de Infinity y saldrá en febrero de 2011.


Recuerden una promesa que trato de mantener en cada libro: Justo cuando piensas que conoces la verdad acerca de un personaje o evento, encontrarás que las cosas raramente son lo que parecen. Nick es uno de esos personajes. Hay un montón de nuestro pequeño cajún que podrás descubrir. Es por eso que tomará 12 libros contar su historia.

Hay muchos, muchos secretos que conocerás acerca de los personajes, incluyendo de Cherise y especialmente de Jaden y de Jared. Sólo resiste… No has visto nada todavía…

***

KEYON HABLA DE INFINITY CORTESIA DE NALLA, Publicado por JAM el 29 de abril, 2010. Esta más que claro “Nalla” es mi idola desde hoy, porque gracias a ella tenemos mucho de los spoilers, gracias a ella y al JAM les dejo un extracto mas de “INFINITY” el primer libro de las Crónicas de Nick de Sherrilyn Kenyon.

***

1º INFINITY

Nick estaba terminando el resto del pastel que comía para el desayuno cuando un golpe en la puerta le sorprendió. Puesto que su mamá y todas sus amigas, con la excepción de Menyara, trabajaban hasta el amanecer, no solían recibir visitantes temprano por la mañana.
Su mamá fue a abrir la puerta. En ese vecindario, él esperaba que fueran policías queriendo saber algo que hubiera sucedido mientras ellos dormían.
Lo que era lo shockeó hasta la misma esencia de su ser.
Era Brynna Addams vestida con un hermoso vestido rosa y un sweater color crema. Con su cabello oscuro atado hacia atrás con un fino lazo de encaje, lucía como un verdadero ángel. Uno que no pertenecía al agujero de mierda descuidado que era su casa.
—Hola, señora Gautier. Soy Brynna, la amiga de la escuela de Nick, la que le ha estado dejando sus tareas en el escritorio del hospital. Puesto que es su primer día de regreso y todo, mi hermano y yo queríamos llevarlo… si es que usted está de acuerdo.
Su madre abrió y cerró la boca como si estuviera conmocionada con el ofrecimiento, tanto como lo estaba él. Dándose la vuelta, se encontró con su sorprendida mirada.
—¿Conoces a Brynna?
El calor explotó a través de su cara, particularmente porque estaba avergonzado por su zarrapastrosa casa, cuando estaba seguro que Brynna nunca había visto algo de tan bajo nivel y porque el rostro de su madre lucía con una extraña apariencia que no comprendía, mientras que ella estaba escasamente vestida en el umbral de la puerta.
—Um… sí.
—¿Quieres que te lleven a la escuela?
—Supongo que sí. —Su respuesta de repertorio respondía a que no estaba seguro de lo que pasaba.
Levantó su mochila del suelo pero antes de que pudiera colocarla sobre su hombro herido, Brynna se la sacó.
—Déjame llevarla. Aún estás recuperándote.
Nick apretó sus dientes mientras él jaló el bolso hacia atrás.
—No gracias. No permitiré que una chica me lleve las cosas. No estaría bien. Y me haría parecer como un mega debilucho.
Nick podía decir que Brynna quería discutir, pero con un movimiento de cabeza, dio un paso hacia atrás, y le entregó su remendado bolso de segunda mano.
Su mamá se movió hacia el frente y le dobló el cuello de la “oh, qué adorable” camisa azul hawaiana que él vestía, al menos la única que no estaba tan nauseabunda que resplandeciera en la oscuridad.
—Qué tengas un buen día, bebé.
Yeah… ella tenía que avergonzarlo mientras estaba allí. Nada como eso para destruir su masculinidad.
Sin una palabra, le dio un rápido abrazo a su madre puesto que su dignidad ya había sido despedazada, luego siguió a Brynna hacia afuera donde su hermano los esperaba en un nuevo Lexus SUV negro.
Nick emitió un bajo silbido de apreciación. Sería un viaje en coche obscenamente lindo.
–Sabes, un auto como este, en este vecindario… las personas van a pensar que ambos son unos dealers de la droga.
Brynna se rió mientras abría la puerta del asiento del frente y daba un paso hacia atrás.
Nick ignoró su invitación para sentarse al frente y abrió la puerta de atrás.
—¿No quieres sentarte en el asiento de adelante?
Él ascendió al asiento trasero y cerró con fuerza la puerta antes de contestar.
—No te ofendas, no conozco a tu hermano y no quiero que nadie piense nada divertido acerca de nosotros. No estoy seguro por qué están ustedes acá. ¿Cómo supieron dónde vivía?
Brynna se abrochó el cinturón de seguridad, al lado de su hermano.
—Kyrian nos lo dijo. Es el que me pidió que llevara tus tareas mientras estuvieras en el hospital para que no te retrasaras demasiado.
Nick se quedó pasmado.
—¿Hizo qué?
—¿Kyrian Hunter? —dijo ella—. ¿Tu Nuevo jefe? Es un Viejo amigo de nuestra familia y nos verás alrededor de su casa de tiempo en tiempo. Nos preguntó si podíamos llevarte a la escuela y si podíamos cuidar de ti, y por eso estamos aquí. A propósito, este es mi hermano Tad. Tad, saluda a Nick.
—Hola — Tad se apartó de la cuneta.
Nick terminó de abrocharse el cinturón mientras observaba de manera intermitente a Brynna, que se dio vuelta en su asiento para mirarlo, y a su hermano, que los ignoraba mientras navegaba en el tráfico matutino. Mierda, Tad la favorecía mucho a ella. Sólo era más alto y más peludo.
Los ojos de Brynna brillaban con calidez, pero con todo, ella no era ni de cerca tan espectacular como lo era Kody para él. Brynna era bonita. Koddy era chisporroteante.
—A ti realmente te va a gustar trabajar para Kyrian. Es un gran tipo.
—Si tú lo dices
Ella sonrió.
—Entonces, ¿cómo se encuentra tu hombro? ¿Estás excitado por volver al colegio? ¿Tu terapia física es realmente dura? ¿Hiciste toda la tarea que dejé para ti? La de matemáticas era realmente difícil, pero si necesitas un tutor, podemos conseguirte uno hasta que te pongas al día.
Nick se sentía asaltado por la andanada de preguntas y comentarios disparados tan rápidamente. Aún no le había dado la chance de responder ni hasta el triste final.
—¿Siempre estás tan locuaz por las mañanas?
Tad estalló en una carcajada.
Brynna golpeó a su hermano en el brazo, su cara estaba roja.
—Para ya.
Tad sonrió abiertamente.
—Es lindo saber que no soy el único que se enoja por tu animosa actitud matutina. Te dije que era demasiado para que un hombre pudiera soportarlo.
Nick sintió sus propias mejillas enrojeciéndose otra vez. Él no había querido ofenderla.
—No estoy enojado contigo, Bynna. —En realidad, ella le gustaba un montón—. Es sólo que no estoy acostumbrado a que me hablen con tanto interés. Es un poco rastrero de mi parte. Se siente como si me hubiese detenido en un mundo alternativo. Si continúas así voy a comenzar a buscar las camionetas de Racoon City vans o algo así.”
Brynna frunció el ceño.
—¿Racoon qué?
Tad resopló.
—Es del juego de Resident Evil. —Miró a Nick a través del espejo retrovisor—. Tienes que perdonarla, Nick. Ella no juega mucho. Sólo se la pasa hablando por teléfono con sus amigos vacuos y pagados de sí mismos.
Ella deslizó una mirada final a su hermano.
Nick se pateó mentalmente a sí mismo. ¿Por qué le dije eso a ella? Soy un idiota. Aquí estoy sentado en el auto más lindo que alguna vez he visto, yendo a la escuela con una de las chicas más bonitas de mi clase, una de las que era realmente decente, y la ofendo. Nunca voy a tener novia. Soy tan estúpido para eso.
Nick observó por la ventana a un camión transportador que llevaba coches de la policía a la escuela mientras ellos se movían lentamente. Había dos ambulancias e inclusive, un camión autobomba.
—¿Qué sucedió?
Tad sacudió su cabeza.
—No estoy seguro.
La policía no les permitió aparcar el auto en el estacionamiento del colegio. En lugar de eso, agitaban las manos para señalarles que lo hicieran calle abajo, alejado del conglomerado de personas. Tad salió del Royal y aparcó fuera del Fifi Mahoney's.
—Tengo que saber qué sucede.
Nick asintió. Dejando su mochila en el SUV, caminó a la escuela con Tad y las chicas.
Muchos de los estudiantes aguardaban en grupos mientras los reporteros les hacían algunas preguntas.
Nick siguió a Tad mientras éste se dirigía hacia la Señora Pantall, quien permanecía con otros tres maestros.
—Ey, Señora P. —llamó Tad—, ¿Qué sucedió?
Ella suspiró lentamente antes de contestar.
—No creerás esto… Brian Murrey trató de comerse a Scott Morgan.
Los ojos de Nick se abrieron ante la inesperada explicación. ¿Había escuchado bien?
Tad boqueó.
—¿Qué?
Ella movió su cabeza mientras señalaba hacia la entrada del colegio.
—Estaban en la cafetería antes de que tocara la campana, actuando completamente normal, cuando de repente Brian lo atacó sin ninguna razón. Él comenzó a mascar su brazo y despedazó su piel como un perro rabioso con un hueso. Nunca en mi vida había visto algo así. Fue tan vulgar.
Tad cruzó una fija Mirada con Nick.
—¿Scott está bien?
En perfecto cronometraje con la pregunta, Scott salió de la escuela sobre una camilla con dos ingenieros ambientales que lo supervisaban.
Nick caminó sin rumbo lejos de ellos a fin de poder escuchar unas pocas conversaciones, incluyendo la de una reportera que estaba hablando con su teléfono celular. Tenía que haber más de lo que Pantall le había dicho a Tad.
—Te lo estoy diciendo Bob, algo pasó. Lo de los ataques de la última noche y ahora esto… ¿Cuántas ciudades tienen seis ataques caníbales en doce horas?
Bien, esto era el Big Easy donde todos tenían una actitud descuidada acerca de las cosas. Pero inclusive los más robustos ciudadanos de Nueva Orleans usualmente no exceden los límites a la hora de comer carne humana.
La mayoría de los días, al menos.
A pesar de todo Halloween estaba a la vuelta de la esquina. Si no fuera por los policías, él pensaría que podría tratarse de una travesura.
—Ahora ellos están interrogando al muchacho. Parece desorientado. Como si su cerebro estuviera rechinando o algo. Pero deberías ver el brazo de la víctima. Él desgarró hasta el hueso y sus compañeros de clase dijeron que se comía toda la carne como si estuviera muerto de hambre. ¿Piensas que podría estar relacionado con el vudú?
Siiiii… cada vez que sucedía algo raro, se culpaba a los “bárbaros” de las comunidades vudú, porque la “gente normal” nunca podía estar insana. Tal vez él debería recordarle a la reportera que el más famoso asesino serial y caníbal, Jeffrey Dahmer, no había sido un adorador de Vudú, y Brian, hasta ahora, había sido un deportista normal como el resto del equipo. Un poco más callado que la mayoría, pero era el perfecto ejemplo de normalidad para ser un chico de póster.
Hasta que trató de comerse a Scott.

De nuevo mi devoción para “JAM y Nalla” ¡gracias!.

No hay comentarios:

PARA DESCARGAR HAS CLIK EN LA FOTO