18 de julio de 2012

MEDIAS VERDADES - PARIS

CAPITULO III
Cuando el ultimo artista se bajo de el stage, ella me arrastro dulcemente pero con entusiasmo camino al bar, a la barra precisamente, en la esquina quedaban dos lugares vacíos... ella el ultimo y yo el otro, puso su bolso encima y se sentó... me señalo el lugar a su lado y acariciándome la cara me siguió con la Mirada cuando me senté, pidió su trago y lo de siempre para mí, lo que sea sin alcohol, después de el tercer trago... Se giro lento en mi dirección y me clavo las rodillas en mi costado…

La mire y ella rió... sin sonido... con sus dientes perfectos y su boca hermosamente tierna... paso la punta de su lengua por sus dientes como asegurando su filo y se vino acercando a mi oído... “ porque tan lejos?” me dijo... y giro... apoyando su espalda en la barra... y colocando sus codos a los lados... su blusa se pego una vez más a su pecho y me regalo una vista espectacular de sus senos que subían y bajaban con su respiración divertida… enmarcados en ese brasier negro, pequeñito y de encaje... que me regalaba una vista Hermosa de las aureolas rosadas de sus pezones... le dije sin dudar “ vámonos de aquí ..” ella sin dejar de reír contesto “ aún es temprano , además , no dices please… oblígame... !” se aparto de la barra y se sentó en la banca con elegancia... Sobre la punta de su trasero... y comprendí su claro mensaje desafiante… así que deje las sonrisas a medias y me fui por ella.

Acerque mi banca a la suya y la acomode entre mis piernas de lado, la rodee con mis brazos, ella llevaba su cuarta copa de gin tonic, mas gin que tonic, y se apoyaba en mi pecho cuando reía... pase mi brazo por su espalda, por dentro de la chaqueta, y esta vez sin dudar metí mi mano dentro de su tide, con delicadeza, sin prisa... pero sin detenerme…  alzó la Mirada y me vio directo... seria… solo para desarmarse en una sonrisa cómplice bajando la cara y sin dejar de mirarme mostrarme su lengua en el aire, así que acto seguido… saque mi mano de su cintura, y le mostré mi dedo Corazón… devolviéndole el desafió… lo introduje entero en mi boca... y lentamente lo saque... dejando que mi saliva lo lubricara desde la base a la punta… 


Casi al final del recorrido, sus ojos se nublaron... y supe que comprendía lo que veía... alcanzo a ensayar algo que pareció el comienzo de una palabra... sin dejar de mirar... “ha…” cerré mi puño sobre mi dedo y lo volví a meter en la cintura de su tide… cuando mis dedos atravesaron la barrera de su borde... Busque rápido la ruta que divide sus nalgas bien firmes… y la recorrí directo a su bello y delicado trasero... mi dedo corazón encontró la suave y tierna entrada de su ano... y ella con un respingo lo levanto sin dudar en dirección a el... apretando sus nalgas pero elevando el hermoso y tibio botón palpitante en el que su culito se convertía cuando ella tenía ganas de que la sometieran… sin detenerme y sin dudar, mi dedo Corazón se introdujo por su ano... de un solo movimiento, en un tirón... se lo hundí todo todo… hasta el fondo... girando mi mano entre sus nalgas para llegar aun más profundo...

 la sentí tensar su esfínter, bien duro... para un segundo después relajarlo y volverlo a tensar,  rítmicamente... haciéndole el amor a mi dedo con su trasero... apretaba las nalgas alrededor de mi mano… la mire a los ojos y ella me clavo las uñas en el hombro y se acerco rápido, para pasarme su lengua muy húmeda sobre los labios, en un gesto lascivo pero sexo...

 ¿te gusta ? le dije… 

“quiero “ dijo...

 suave y dulce... despliegue mi dedo anular y deje que se sumergiera en su vagina que para ese momento ya estaba inundada de el más dulce néctar que jamás pude saborear desde que tengo dominio de la punta de mi lengua... mi dedo llego hasta la base y apreté mi mano, para poder sentir mis dedos a través de las dos cavidades, me detuve por un instante allí, mientras ella deliraba algo sobre la violencia que deseaba en su tormento de placer... retire los dos dedos de sus lugares... los junte, y tomando un impulso firme, se los hundí en su culito ahora ya más dispuesto y palpitante… encontré una resistencia un tanto firme... pero supe que era ella que apretaba su esfínter para hacer aun más fuerte y violento el momento de la penetración… empuje mas y vencí con violencia su oposición... ella soltó un “aahh “ seco y cuando respiro nuevamente retire los dedos en una misma acción... sin detenerme muy lejos junte mi índice con los otros dos... y de golpe, le abrí su esfínter bello y ya mojado con los tres dedos de un solo empujón... hasta el fondo, separándolos a medio camino , dilatando su culo tanto como el grueso de mis dedos me permitió… ella me miro directo... pude ver  lágrimas leves en sus pupilas brillosas y me dijo... 

“ rico... que ricooo !!” 

"dame dame... no pares."

 Atendiendo a sus ruegos, acelere mi ir y venir por la entrada de su ano y volví a desplegar mis dedos, esta vez girando la muñeca para dilatar y forzar en sentido perpendicular, para que le doliera un poco, para que me rogara un poco mas... puse mis dedos en gancho y la alce de su banca... su chaqueta fue cómplice de toda la acción... pero el bartender supo que algo pasaba... sonrió y sin dejar de trabajar espió con disimulo... toda la acción que siguió... la alce solo forzándola desde la cavidad de su culito que aun así palpitaba y ella a su vez contraía... viendo que aguantaría un poco mas de tormento... la baje duro y directo contra la banca... de madera, que recibió a los labios de su vagina con rigidez pero tibiamente... ahora si ella apretó mas sus uñas y su culito... y me busco la boca… me paso la lengua por los dientes y cuando volteo los ojos hacia atrás … y me mordió... supe que estaba acabando en un orgasmo salvaje, como un relámpago que atravesó su cuerpo se vino... de una manera tan violenta que no pudo evitar levantarse de la silla y sentarse dos veces más... buscando que su vulva Hermosa se aplastara contra la madera, sentí todo su útero y su vagina... contraerse, escuche su estertor… 

y solo dijo... rico... rico... rico!! Y mi nombre... 

la deje respirar antes de retirar mi mano, pero se quedo sentada en ella, y me dijo, “¡un no!”... déjame terminar mi trago... quédate allí… que me gusta sentirte... y con picardía apretó una vez más sus nalgas y su culito lo que dejo escapar sus dulces fluidos, que me derritieron los dedos con su calidez... cuando la última oleada se deslizo fuera... movió la cadera... y me dejo retirar mi mano... salí fuera de su chaqueta, y sin vergüenza y descaradamente me chupe cada uno de mis dedos delante de su mirada, usando mi lengua un tanto ampulosamente, solo quería que me viera gozar su sabor… ese sabor único, tan suyo.



París…

2 comentarios:

Daaniii H. dijo...

otro capitulo exquisito .... simplemete exquisito ... ya espero el proximo un besote muack!!
bye-bye~

Jose - Blog erotico dijo...

Me encanta este relato, es sucio pero con clase!

Enhorabuena

PARA DESCARGAR HAS CLIK EN LA FOTO