21 de marzo de 2010

LA BELLA DE LA BESTIA - HANNAH HOWELL

LA BELLA DE LA BESTIA

En vísperas de su boda con el heredero de Saiturn Manor, la preciosa Gytha se queda escandalizada al saber que su prometido, un hombre al que apenas conocía, ha muerto. Ahora, lo que siguiendo el contrato firmado ante el Rey, debe casarse con el nuevo heredero de Saitun Manor. Tras la muerte de William, le correspondería a Thayer, pero éste también es dado por muerto y el futuro marido pasa a ser Robert, el más joven, tímido e inseguro de los tres posibles heredero. No obstante, poco después se descubre que Thayer sí vive, Thayer Saiturn, un guerrero endurecido por las batallas en las que ha participado y que es conocido con el sobrenombre de El Demonio Rojo. Con lo que finalmente es con éste con quien termina casándose.

Thayer es un hijo bastardo que no posee tierras ni título hasta que la muerte de William, el heredero legítimo, le convierte en heredero. Es un guerrero embrutecido por las batallas y los sinsabores de su ilegitimidad. Alto, pelirrojo y cubierto de cicatrices a consecuencia de las batallas, no es en absoluto un hombre atractivo. En el pasado fue traicionado y despreciado por una bella joven de alta cuna, con lo que como suele decirse “gato escaldado huye del agua”. Así que cuando descubre que debe casarse con Gytha Raouille, Thayer no tiene el mínimo interés en contraer matrimonio. Pero ni el mismo Demonio Rojo puede romper la promesa que le hizo a su padre adoptivo años atrás, y muy pronto se ve casado con una mujer cuya exquisita belleza e inocencia consiguen intrigarle como nunca antes nadie había hecho, y tratará de conquistarla de la única manera que sabe, con la misma intensidad y anhelo con la que guerrea. Pero, ¿podrá su nueva esposa mirar más allá de las cicatrices y encontrar la pasión escondida y el amor que subyace en su interior?


Gytha acepta sin queja alguna la orden de casarse con el temible guerrero pelirrojo. Así como aceptó su anterior compromiso, acepta éste, pero a diferencia del anterior ahora sí se siente atraída por su esposo. Le gusta como hombre y como esposo, con lo que se siente feliz.


Por ello le desconcierta que éste no parezca interesado en ella, después de todo los hombres suelen adularla. En cambio Thayer apenas la mira o le presta atención.

Tras la celebración de boda, se trasladan a la casa señorial de Saitun para que Thayer tome posesión de su título. Pero apenas se inicia el matrimonio comienzan a producirse intentos por acabar con la vida de Thayer. Éste descubre enseguida la mano culpable, pero pese a las amenazas vertidas por el nuevo señor de Saitun contra su acérrimo enemigo, los intentos de asesinato contra él se mantienen, incluso al trasladarse a Riverfall, la casa entregada como dote por Gytha y también posteriormente cuando Thayer es convocado por el Rey para asistir a la Corte. Allí se reencuentra con su temido pasado y el resultado no puede ser más funesto para su incipiente matrimonio, a causa de su desconfianza e inseguridad hacia las mujeres.

Sin embargo, los malos entendidos, los intentos de asesinato, secuestro y otras fechorías por hacerse con las tierras de Saitun no hacen más que empezar, mientras Thayer debe luchar a la vez contra sus propios demonios y aprender a confiar en Gytha para lograr la estabilidad en su matrimonio.

La bella de la bestia es una novela medieval que se inicia como tantas otras con un matrimonio concertado por el Rey, ante el que ni Gytha ni Thayer poseen la potestad para negarse.
Desde las primeras páginas conocemos las razones por las que Thayer es un hombre inseguro en el amor, aunque muy versado en las armas. Fue traicionado y burlado en el pasado, con lo que desconfía de toda mujer hermosa y aunque Gytha parece encantada de casarse con él, éste no acaba de creérselo y demuestra reiteradamente su desconfianza. Enseguida vemos que es un hábil guerrero pero torpe y con poco amor propio, tal como testigos tras un desacierto tras otro.
Gytha en cambio es dulce y comprensiva, pero con bastante carácter, con lo que se encara en infinidad de ocasiones a su inconstante y torpe marido.


No hay comentarios:

PARA DESCARGAR HAS CLIK EN LA FOTO